Bienvenido al blog de CARLOS CC (El Rebuznómetro). También nos puedes encontrar en Twitter, Google+ y Facebook. Muchas gracias por tu visita.

Últimos comentarios

Traductor

miércoles, 7 de diciembre de 2016

El Rebuzno del siglo. Juan Carlos Monedero.

Después de estar unos días desconectado, hoy me he dedicado a leer los blogs de mis amigos. Cuando he llegado al blog de mi paisano Draco https://draco703.blogspot.com.es/ me he encontrado con la siguiente noticia: 
Monedero culpa a la "transición" de que "toreros borrachos maten a gente".
La noticia ha sido publicada en Libertad Digital.

Según la teoría de este "descerebrado", la "transición" tiene la culpa, por poner unos ejemplos, de que sus amigos Alfonso Fernández Ortega, mas conocido por Alfon, vaya con explosivos a una manifestación por lo que fue condenado a cuatro años de cárcel, o de que Andrés Bodalo, agreda a  un concejal socialista y sea condenado a tres años y medio de cárcel.
La realidad es bien distinta, el único responsable de conducir borracho es Ortega Cano, al igual que los únicos responsables de llevar explosivos o de agredir a un concejal, son Alfon y Andrés Bodalo.
Solamente un miserable o un descerebrado puede echar la culpa a la "transición" de las fechorías que cometen unos delincuentes.

2 comentarios:

  1. Muy mal les tiene que funcionar el oco para decir, todos los días, tal cúmulo de majaderías.

    Si les funciona bien entonces es que merecen unos buenos palos.

    ResponderEliminar
  2. Pensaba echarme la culpa a mí pensando que estaba borracho y por eso leía majaderías. Pensándolo mejor, y como solo he bebido agua, sé perfectamente que los majaderos de siempre siguen haciendo gala de su ilimitada incultura que se queda pequeña comparada con el morro que le echan. El único responsable de sus acciones es uno mismo. Que le echen a culpa a la transición de haber acogido en sus filas a delincuentes indeseables es una muestra más de su empeño en manipular la verdad. Si uno es delincuentes es por decisión propia. Si se junta con delincuentes, también lo es. Que se dejen de sermones de una vez que ya les conocemos.

    ResponderEliminar