Bienvenido al blog de CARLOS CC (El Rebuznómetro). También nos puedes encontrar en Twitter, Google+ y Facebook. Muchas gracias por tu visita.

Últimos comentarios

Traductor

martes, 20 de enero de 2015

La Opinión de Ignacio Fernández Candela. Rajoy y la estrategia de la derrota

Rajoy y la estrategia de la derrota

Votar en las próximas elecciones se ha convertido en una bochornosa responsabilidad. La culpa no es del electorado sino del percal político que se ha enmarañado hasta lo indecible gracias a la obcecada eficacia del Gobierno por demostrar que en política todo vale... hasta el engaño sin camuflaje. 

Carlos C. Costales, en su ingenioso Rebuznómetro, afirma que la única manera de evitar que probemos un desastre Podemos- estamos para pocas experimentaciones- consiste en que Mariano Rajoy convoque un congreso extraordinario, mejor hoy que mañana, y se vaya a su casa. Desgraciadamente, no podría descartarse como solución taxativa y no carente de razones.

Mariano Rajoy no puede basar la campaña de las municipales y autonómicas en propuestas electorales. El ciudadano no merece tamaña burla después de asistir con perpleja indignación a una ensoberbecida gestión de gobierno, a espaldas de los votantes que han percibido un engaño constante con innúmeras muestras de intolerancia y falta de respeto a su electorado.

Incluso carece de toda credibilidad para mostrarse como candidato, si no pasa por una acelerada revisión de su mandato entonando un mea culpa o explicando el porqué de un cometido diametralmente opuesto a la propuesta del programa en las anteriores Generales. No se juega que se convierta en el único presidente de la democracia que no sea reelegido para una segunda legislatura, sino que arriesgamos todos los españoles con quedar a merced de los exaltados radicalismos que han aflorado de manera ventajista aprovechando el descontento generalizado de la masa electoral. No le basta el empeño para explicarse sobre la gestión de la crisis económica- a base de martirizar el bolsillo de los contribuyentes- cuando tanto hemos ahondado en la institucional.

A estas alturas, diga lo que diga quien ha dispuesto de la oportunidad para gobernar con la honestidad que le hubiera permitido ser fiel a los postulados electorales aprovechando una legislatura para remontar la crisis institucional y económica, no hay votante del Partido Popular que pueda fiarse de la palabra de cuantos no se han molestado durante estos años en disimular las intenciones de usar al electorado con ínfulas despóticas. Se ha hecho lo que ha dado la real gana, sin miramientos, sin vergüenza ni sensibilidad; carentes de comunicación con el pueblo no solo han exasperado a los votantes de otras fuerzas políticas sino que han creado discordias contra los que les votaron. Así que basar las elecciones en compromisos es una innecesaria imbecilidad por muy solemne tono que empleen durante las próximas citas electorales.

Con incumplimiento flagrante de todas las promesas que le permitieron gobernar, Rajoy tampoco puede excusarse en el miedo para proponer a los ciudadanos una alternativa de lo "menos peor", pintando un panorama desolador en el caso de que Podemos o el PSOE lleguen a gobernar. Cierto es que debemos la desastrosa deriva institucional y económica que padecemos al nefasto zapaterismo y que las expectativas radicales del extremista Pablo Iglesias, disfrazado a conveniencia de social demócrata, son inherentes a las de Venezuela y su bolivariana revolución, pero no basta advertir de los males de los demás si no existe una mínima humildad para reconocer los propios.

Humildad es lo que le falta al Partido Popular para integrarse con una corriente de reconstrucción que convenza a sus votantes faltos de fe en un proceso político imprevisible y cuyos errores proceden de la falta de honestidad de Mariano Rajoy para explicar por qué el programa electoral que le facilitó el gobierno de España fue descarada y permanentemente incumplido, más allá de la herencia económica que dejó el antecesor Zapatero con el país hecho unos trapos.

La única enmienda de las elecciones que cabe son los gestos contundentes después de marear la perdiz durante tres años. Convencer al potencial electorado por una profunda transformación que vaya más allá de las meras palabras. Los hechos pasan por ganarse al extraviado votante del Partido Popular apostando por candidatos que han sido apartados de la cúpula por seguir dictados de conciencia de los que el relativismo arriólico ha prescindido sin disimulo.

Esperanza Aguirre es una candidata que no sólo habla sino que cumple cuando gobierna. Acudir a la reserva sería más eficaz que dejar que juegue una división desgastada de políticos con los que nadie empatiza. El bastión de Madrid no puede quedarse al albur de los acontecimientos o el azar de las previsiones del más que falible gurú del Partido Popular, Arriola, el hechicero de malas artes en el que se confía un Partido Popular que no escarmienta así se manifieste en la calle el visceral descontento o les estrellen un coche en la misma sede de Génova.

Si Mariano Rajoy sale al escenario a cantar se va a advertir el desafinado chirriante de quien promete sin voluntad de cumplir, a no ser que tomara un coro de voces disonantes con la desorientada política popular actual que suene bien al electorado, retomándose la línea de credibilidad que el actual gobierno ha perdido.

Como Esperanza Aguirre hay otros potenciales candidatos capaces de reactivar la confianza en el Partido Popular, de movilizar a un electorado harto de esas decepciones que rechazarán si vuelven a prometer los mismos lo que se sabe de antemano que no cumplirán. La vieja guardia del Partido Popular puede rectificar los dislates de cara a unas elecciones decisivas, incluso mejor sería considerarlas a la desesperada por el apremio de urgencia que pudiera inspirar estando tanto en juego.

Ya puede aportar algo renovado y convincente. Mariano Rajoy se confía y espera argumentar el miedo a lo que pueda llegar para captar a los votantes frustrados pero ni imagina, aislado en su burbuja de triunfalismo, el grado de semejante hartazgo y frustración. Eso no es estrategia, sino segura derrota.

13 comentarios:

  1. Yo creo que lo que no ha ocurrido ya, es difícil que ocurra. La situación en España requería que la gente del PP que no estaba de acuerdo con Mariano hubiese pegado un puñetazo en la mesa al menos hace dos años.

    Muchos tenemos la sensación de que, mientras esto se derrumbaba, algunos preferían la seguridad y el calor del partido al bien de España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En qué mesa Candela? La mesa se rompió hace ya mucho tiempo.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Candela, te puedo asegurar que no conozco personalmente a nadie del PP que esté de acuerdo con Mariano Rajoy, algunos cargos electos en Cantabria incluidos.
      Hace tiempo hice unas encuestas al respecto y los resultados son muy significativos. http://goo.gl/forms/cwnJZGzXFn http://goo.gl/forms/CmeqhXzx6w
      Un beso.

      Eliminar
  2. La corrupcion esta ya en el ADN del PPSOE. Todos son responsables como autores, complices o encubridores, Esperanza Aguire ignoro en 2008 un informe de 12 folios denunciando la trama Granados y su traspies en el Cajero con la polica local no la ha dejado muy bien parada. Despues de tantos años en politica es muy dificil no contaminarse. UPyD parece que no ha sabido estar a la altura. Ciudadnso puede ser una buena alternativa para las personas moderadas.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo en la palabra de "VOX" y espero votarle. VOX no sabe mentir ni creo que aprenda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Con mi respeto para quien sea gente de ley y orden, lo que resumiré en el impreciso término de derechas que por enésima vez caen, obcecadamente, en el error, les recuerdo algunos hechos que parecen no entender:
    1) Rajoy, fué puesto en el cargo por los mismos suprapoderes (ante los que rindió pleitesía en México, antes del famoso congreso de Elche), que crearon la nefasta transición y con ella el actual régimen, los mismos que dentro de ese régimen crearon una falsa derecha señuelo que ha ido cambiando de aspecto a lo largo del tiempo, siempre con los mismos presupuestos ideológicos (UCD, AP, PP y ahora perfilándose como nuevo repuesto C´s), cuya razón era impedir que existiese en España una derecha verdadera y más aún impedir que existiese una extrema derecha, secuestrando votos de esas formaciones mediante el mal llamado voto útil, en realidad, voto del miedo que con Podemos en el horizonte, se está transformando en voto de cagalera.
    2) Fue puesto ahí para rematar la obra destructora de Zapo, el cual, próximo a dejar la Presidencia dijo: "el PP no cambiará ni una sola de mis leyes"; perro del mismo amo, demasiado bien lo sabía.
    3) El PP, no solo no ha abolido/modificado ninguna ley de Zapatero, sino que ha continuado su política en todos los terrenos, la primera (y esperemos que última) legislatura de Rajoy, ha sido, de facto, la tercera de Zapatero.
    4) Respecto a los restantes barones y alguna baronesa como Miss “Hope Aguirry”, poco mas puede decirse. ¿Qué esperar de Esparanza Aguirre?, ¿qué de Cospedal? Y nombro a las menos controvertidas, si son masa de la misma hornada que su jefe Rajoy, y como él, trilateralistas, bilderbergers y como dice Pío Moa, mas patriotas de Gran Bretaña que de España.
    Del Führer gallego, ni me molesto en decir nada, salvo que Feijóo, además de maricón (que lo es), es también, masón de alto grado. Y ambas condiciones se notan en su gobierno de Galicia, en solitario, merced a la mayoría absoluta; como su jefe en Madrid, mas o menos.
    5) Del PP de vascongadas, mejor no hablar, porque uno no sabe si habla del PP vasco o de Batasuna, se confunden.
    6) Los mejoress del PP, se han ido; unos con mas ruido, como Vidal Quadras o Santi Abascal y otros con mas silencio, como Ortega Lara, pero lo cierto es que ahora están fuera del PP y en contra del PP. O el PP, en contra de ellos, lo que acaso sea mas exacto.
    7) Con este bagaje, es incomprensible la fijación que muchos electores tienen con el PP, único partido político que ha estafado y traicionado a sus electores, al menos, en dos elecciones generales, pues de las anteriores, salió un PP opositor que fué etiquetado, con justicia, como “Ministerio de la Oposición” y de las últimas, un PP gobernante en solitario, cuya única inquietud parece ser blindar el chanchullo del 78, justo ahora que el pueblo empieza a cuestionarse la utiilidad de esas autonomías.
    8) Las cúpulas del independentismo y del comprado Ejército ¿Español?,hacen planes conjuntos en el Salón Kitty, contra la unidad de España y “Letizio VI”, lo aprueba y el partido en el gobierno lo apoya innegablemente, pues lo consiente.
    9)Por todo esto, lo único que puede aún hacer decentemente, el PP, es disolverse y sus militantes, darle la espalda a sus líderes. Esperar, a estas alturas una regeneración, del PP, nacida de dentro y realizada por sus militantes, es tan estúpido como pretender una revirginización de Peludita “La Tacones”.
    Peperos, buscad otras formaciones políticas, quizá VOX, partidos fachas o la abstención que llenen el hueco dejado por el indigno PP, ahora moribundo, antes que veais a vuestro idolatrado PP, fundirse con vuestro odiado PSOE, para formar lo que en realidad, siempre han sido ambos: una especie de PRI mexicano, con olor a tortilla de patatas que siga cortando el bacalao de este indecente chanchullo. Si no, no hableis de ética política, ni, por supuesto, de valores.
    Abrazo gordo

    ResponderEliminar
  5. Al loro, Carlos: Aunque mi comentario no vaya con el tema, te comunico que la Censura vuelve a hacer acto de presencia en Google+.
    Ha sido censurado y borrado de mi canal y de todas las 11 comunidades a las que estaba suscrito,, el último post que he publicado en Blogger bajo el título SURAS CORÁNICAS..
    ASESINAS.
    En tus entradas tampoco figura.
    En Blogger todavía permanece, pero no sé por cuanto tiempo.

    O sea que según parece, nosotros, los que detestamos el radicalismo y fundamentalismo yihadista, tendremos que pedir venia cibernética para poder exponer nuestro propio derecho a la Libertad de Expresión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pidas nada José Luis, pidas o no pidas te van a dar como ciudadano de a pie por donde quieran con la connivencia del tinglado político y la protección de sus cuidadores siempre dispuestos a guardar sus ínclitas posaderas. Es lo que hay.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hola Javier. Yo no pido nada. Exijo Libertad de Expresión y que Google+ se pronuncie sobre el por qué mi entrada ha sido censurada y borrada de mi canal.
      Si ha sido por el gráfico que encabeza el post, pues que el mismo Google lo retire de su sección de Imágenes. Y si ha sido por el texto, pues apaga y vámonos.

      Un abrazo, Javi.

      Eliminar
    3. Normalmente tarda en actualizarse, pero en esta ocasión ha tardado demasiado. En este caso concreto no creo que haya habido censura por parte de Blogger porque, si así fuera, directamente hubieran suprimido la entrada.
      Respecto a la libertad de expresión, depende para quién, para qué y de tema se esté tratando. Te voy a poner un ejemplo que es "para mear y no echar gota": A mi amigo y tocayo Carlos Casu, que es un gran pintor, le censuraron la imagen de un cuadro porque se veía un pecho de una señora. Mientras tanto, han tardado meses en suprimir cuentas de personas o grupos pro-etarras o islamistas.
      Un fuerte abrazo.
      Pd: Seguiremos hasta que nos dejen.

      Eliminar
    4. Respecto a Google+, estoy seguro de que algún capullo te ha denunciado por la imagen.

      Eliminar
    5. En efecto. El capullo en cuestión es un tal Humoreo Luego Río, "moderador" de la comunidad "Porque nosotros lo valemos", .Y tengo pruebas documentales y gráficas de lo que digo.
      De todas formas, hoy mismo volveré a subir el mismo post a Google+ y tomaré una captura de pantalla para testificarlo, no sea caso que lo vuelvan a censurar y borrar del mapa.
      Seguiré hasta que me dejen, y de lo contrario, apaga y vámonos.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar