Bienvenido al blog de CARLOS CC (El Rebuznómetro). También nos puedes encontrar en Twitter, Google+ y Facebook. Muchas gracias por tu visita.

Traductor

domingo, 24 de enero de 2016

21 años sin Gregorio Ordoñez. Siempre en el recuerdo.



Se cumplen 21 años de tu vil asesinato a manos de la banda terrorista ETA y hoy los amigos de tus asesinos están en las instituciones gracias a "miserables" como Zapatero, Rubalcaba, Eguiguren etc., también a los que cumpliendo órdenes, o no, dejaron escapar a terroristas sanguinarios como De Juana Chaos o Josu Ternera entre otros. Gracias también a los autores del "chivatazo del Faisán", a los que llaman a Otegi "hombre de paz", y a todos los que se bajaron los pantalones, se reunieron y pactaron con los terroristas; al anterior Fiscal General del Estado, a los miembros "progres" del Tribunal Constitucional, y  algunos miembros del partido por el que diste tu vida, que te han traicionado al igual que a todas las victimas del terrorismo.
Se les tenía que caer  a todos la cara de vergüenza, si es que la han tenido vergüenza alguna vez en su puñetera vida.

Tu si fuiste un luchador por la libertad de tu pueblo y no la "basura infecta" de los terroristas de ETA y los que les apoyan, cobijan, defienden, financian o justifican.
Los españoles de bien nunca te olvidarán y mucho menos los que tuvimos el honor de conocerte.  La sociedad española y muy especialmente la vasca siempre estará en deuda contigo y con todas las personas que como tu lucharon por una sociedad mas libre y mejor, aun sabiendo que les podía costar la vida.

Eras un hombre sencillo, honrado, campechano, trabajador, dialogante, amante de la libertad y un hombre de palabra. Por esa razón te asesinaron, porque las personas que son como tu molestan a los que únicamente tienen como argumento el "tiro en la nuca" o la bomba.

 Nunca podré olvidar tus estancias en Santander, el cariño que siempre te demostraban mis paisanos cada vez que te reconocían cuando paseabas tranquilamente por cualquier calle de Santander, o la ovación que te dedicaban cada vez que aparecías en cualquier mitín para apoyar a tus compañeros, o en cada una de tus apariciones en la plaza de toros y, sobre todo, de una frase que me dijiste en la misma plaza  que no olvidaré jamás: "Que suerte tenéis en Santander que podéis vivir en libertad. Espero que algún día, no muy lejano, pueda decir lo mismo de mi tierra".

Un abrazo para tus familiares, amigos y miembros de la Fundación que lleva tu nombre.

Descansa en paz amigo.

Siempre en el recuerdo. 

No hay comentarios: