Bienvenido al blog de CARLOS CC (El Rebuznómetro). También nos puedes encontrar en Twitter, Google+ y Facebook. Muchas gracias por tu visita.

Últimos comentarios

Traductor

sábado, 8 de marzo de 2014

Los Rebuznos del día. Elena Valenciano, el aborto y los obispos.



Elena Valenciano: 

"¿Qué sabrán los obispos del tema del aborto si no aman a las mujeres?".

"Somos mujeres ciudadanas y tenemos derecho al voto, hay que usar el voto para decir que no queremos ser mujeres útero".

A este paso Elena Valenciano le va a quitar el titulo de "gran filosofo contemporáneo" al mismísimo Pepiño Blanco.

El problema de estos impresentables es que en vez de cerebro tienen un estercolero y confunden el amor con el sexo. Cualquier hombre, me da igual que sea obispo, bombero voluntario, político, médico, fontanero etc. etc., puede amar profundamente a su madre, a su hermana o a una amiga y no tener sexo, bien porque sea homosexual o bien porque así lo ha decidido libremente.
No salgo de mi asombro. Según la teoría de esta descerebrada, un psiquiatra no sabe nada de psiquiatría porque no está loco o una mujer homosexual no puede opinar de los hombres porque no les ama. Manda (00).



5 comentarios:

  1. ¿No se cansa de hacer el ridículo esta mujer?

    ResponderEliminar
  2. ¿Los obispos no aman a las mujeres? Los obispos aman a las personas en general incluidos los nonatos. Este país no está loco, los que están locos son los mediocres que ocupan las más altas esferas de la política patria. ¡Anda y que la ondulen con la permanen…!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Parece que esta ha leído "Los obispos que no amaban al las mujeres"
    A esta hay que darle el premio de taruga de honor.
    Mezclas estulticia, falta de argumentos e o "izquierda topics" y el resultado es Elenita Valenciano
    Pero si hasta los suyos le han dado la patada hacia arriba

    ResponderEliminar
  5. Me encanta lo de "Denominacion de origen, tonto(a) de los cojones y, mejor aplicado nunca.

    ResponderEliminar