Bienvenido al blog de CARLOS CC (El Rebuznómetro). También nos puedes encontrar en Twitter, Google+ y Facebook. Muchas gracias por tu visita.

Últimos comentarios

Traductor

lunes, 17 de febrero de 2014

El Rincón de los miserables. Audiencia Nacional. (Apaga y vámonos. Manda (00)).




La AN dice que colocar una bomba el día de la huelga general no es terrorismo.

La Audiencia Nacional ha dictado este lunes una sentencia en la que señala que la colocación de un artefacto explosivo en los bajos de un autobús no puede ser considerado un acto de terrorismo, ya que coincidía con la celebración de la huelga general del 29 de marzo de 2012.

La resolución del tribunal formado por Javier Martínez Lázaro (ponente), Nicolás Poveda y Ramón Sáez Valcárcel condena a un año de cárcel y a cinco de inhabilitación para ejercer el derecho al sufragio pasivo a Imanol Gonzalez Pardo como autor de un delito de estragos en grado de tentativa. La Fiscalía solicitó una pena de cinco años de cárcel para el acusado por varios delitos terroristas.


Me gustaría saber que hubiera ocurrido si en vez de poner la bomba en un autobús, se hubiera colocado en el garaje de la casa de alguno de estos tres individuos, o en su coche particular, en la puerta de la Audiencia o en el retrete de la misma etc. etc.




3 comentarios:

  1. ¿Y Qué Espera El "INDULTÓN", Para CESAR DE FORMA FULMINATE A ESTE TRÍO JUNTO CON OTROS MUCHOS/AS/ES, AUTORES DE SENTENCIAS DIGNAS DE MANICOMIO O CARCEL DE ALTA SEGURIDAD PERPETUA?

    Y FUERA LOS POLITICUCHOS VENDEPATRIAS QUE LOS PONEN DONDE ESTÁN.
    Un Saludo Y Un Abrazo Amigo CARLOS.
    Un Brindis POR LA VERDADERA JUSTICIA

    Y

    ¡¡RIAU RIAU!!

    ResponderEliminar
  2. Si de mi dependiese ya estaban escardando cebollinos en Mahon o donde se les pusiese. Hay que conseguir que esto cambie, no podemos seguir asi.

    ResponderEliminar
  3. Hombre CARLOS CC: ¡según donde se ponga!, si es en medio de la manifestación, más que un acto terrorista se podría calificar como un ejercicio de limpieza social y cívica. Vamos, digo yo, ¿no? Por supuesto: sin víctimas, basta con el susto.

    ResponderEliminar