Bienvenido al blog de CARLOS CC (El Rebuznómetro). También nos puedes encontrar en Twitter, Google+ y Facebook. Muchas gracias por tu visita.

Últimos comentarios

Traductor

martes, 6 de abril de 2010

Un chorizo es un chorizo, da igual que sea de izquierdas, de derechas, de centro o de la madre que le parió.


Importantes dirigentes del PP presionan a Rajoy para que eche a Bárcenas.

http://www.libertaddigital.com/nacional/barcenas-sigue-siendo-a-esta-hora-senador-del-pp-1276389359/

En mi opinión Mariano Rajoy tiene que irse inmediatamente de la mano de Barcenas. No puede estar al frente de un partido una persona que, supuestamente, no se entera de lo que hacen sus colaboradores más directos. Si criticamos, hasta la saciedad, a Felipe Gonzalez cuando afirmaba que se enteraba por la prensa de los numerosos casos de corrupción del PSOE, ahora hacemos lo mismo con Mariano Rajoy al entender que es el responsable político de lo que hacen sus colaboradores más cercanos como es el caso de Barcenas.

¿Como quiere vd. ser el Presidente de todos los españoles si es incapaz de dirigir su propia casa?.


5 comentarios:

  1. Hombre,D. Carlos: El SITEL está en manos del gobierno, no de la oposición. Rajoy sólo se entera de lo que le cuentan los señores periodistas del régimen, cuando el régimen lo considera oportuno, pasó lo mismo cuando lo del 11 M. Yo no sería tan duro con él.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Eso, ¡vayase! y a ser posible ¡a la mierda!.

    ResponderEliminar
  3. Lo mismo que no sé cual es la diferencia entre el jamon de cerdo o de cerda,tampoco la sé sobre los chorizos.
    Será que el chorizo de izquierda alimenta y el de derecha intoxica.
    Al menos por lo que dicen algunos gilis,que prefieren que le roben uno de izquierda que uno de derechas.

    ResponderEliminar
  4. El único chorizo bueno es el que se puede comer. Los demás al calabozo.

    Rajoy que además de lelo es tonto (como no sabe que ambas cosas significan lo mismo) mantiene al Bárcenas por miedo a que largue cosas de no sabemos quién aunque lo suponemos.

    A la cobardia le siguen llamando prudencia.

    ResponderEliminar